Anuncios

Inicio >> Opiniones >> Opinion >> La antigua Leticia contrasta con la Leticia de hoy
Jue, 04/06/2017 - 12:57

La antigua Leticia contrasta con la Leticia de hoy

Fotos de Leticia aerea y de Gloria
Archivos

La antigua Leticia contrasta con la Leticia de hoy

Leticia está de fiesta - “Ella es india, morena y mestiza, como el color de la frontera”

Revista / Panorama Amazónico / Edición Impresa
Por: Gloria Revelo
Educadora, Periodista y Gestora Cultural

Un gigantesco brócoli como alfombra verde rodea el punto urbano de Leticia, ciudad situada al sur del trapecio y sobre la margen izquierda del Río Amazonas. Espacio de la geografía y de inspiración mítica como de versos y cumplidos en el fluir andante de sus ya ajustados 150 años de reconocida existencia. Juan Castillo Muñoz la exalta como “La ciudad de azules distancias y blanca arquitectura olorosa a maderas ignoradas”. Nuestro extinto maestro Leticiano Alfonso Dávila R la inmortalizó en su canción insigne “Leticia, Nombre de Mujer: “La de porte de princesa, cuerpo esbelto de palmera, de una estirpe que se da, aquí solo en mi tierra”. Composiciones en inspiración de Oliva Sánchez de Parra, entre ellas, “Paraíso de Colombia”, como hermosas letras de nuestro cantautor Pedro Bernal Méndez y otros tantos compositores regionales y locales actuales y de vieja data, se suman en comunión muy seguramente a su singular sentir por esta patria chica donde confluyen lazos indivisibles de la genética, la cultura, los arraigos y sentimientos de una región que familiarmente nos ha otorgado la leticianidad. Pues Leticia cuna ancestral de importantes asentamientos indígenas donde sobresalen Ticunas, Yucunas, Cocamas y Uitotos, consolida el espectáculo de unión de tres países: Brasil, Perú y Colombia. Un sello de patriotismo que no divide sino que por el contrario suma y nos impulsa a la construcción del más completo tejido social, como respuesta de amor de tantos ciudadanos y ciudadanas para con esta ciudad capital, que está de Fiesta.

En lo que hoy es Leticia, el 25 de abril de 1867 nació el caserío de San Antonio, por instrucciones impartidas al estratega militar peruano Benigno Bustamante, ya que elevarían en el punto muy próximo al límite natural con Brasil, sobre la quebrada San Antonio, la construcción del fuerte militar Ramón Castilla. Para diciembre del mismo año, Manuel Charón, Ingeniero constructor de la obra, impondría el nombre de Leticia, en recuerdo a su prometida Leticia Smith.

Tras las delimitaciones y tratados de veeduría internacional al paso de los años, para 1930 la condición sectorial sería la de la constitución y leyes colombianas avanzando un nuevo orden y trazado urbanístico en la naciente Leticia, centro geopolítico de importancia que mediante la ley 69 de 1963 invoca hasta sus días la categoría de municipio con capital del mismo nombre, atendiendo flujos demográficos desde Manaos (Brasil) a 1.700kms ;desde Iquitos (Perú) a 418Kms y un vasto número de visitantes nacionales e internacionales que se movilizan desde Bogotá por vía aérea a 1.140kms de distancia.

Apenas propicia esta fecha de aniversario para corresponder al legado de sueños y desafíos en cada familia, institución, barrio, resguardo y comunidad para devolverle a Leticia pese a los nubarrones deprimentes de historia político-administrativa recrudecidos en los últimos tiempos, el sitial labrado por pujantes antecesores que con sentir de patria bautizaron nuestras calles y avenidas con nombres de departamentos colombianos y de países Bolivarianos. Días de calles sin pavimento, pero conservadas en ejemplar estado de limpieza y sombreadas por frondosos árboles frutales de común cosecha; espacios que sin tanta modernidad se apreciaban como esfuerzo colectivo de ciudadanos y autoridades, emprendedores de la vida orientados a construir y gestionar empresa promocionando pese a la lejanía y pocas opciones del transporte fluvial o aéreo, el arribo de barcos de gran calado y aerolíneas que transportaban nacionales y turistas extranjeros.

Desde estas líneas avanzo en el camino de las cosas buenas para Leticia y en su aniversario 150, mi gesto de gratitud invoca esta su fecha de fundación, conmemorando la historia regional y local como punto de identidad y sentido de pertenencia en compromiso con las nuevas y actuales generaciones. En esta efeméride, gratitud al Dios de la Vida en mis abuelos maternos Natividad Ramírez (Peruana) y Juan Castillo (Colombiano), como en mis progenitores Rafaela Castillo (Leticiana) y Anselmo Revelo ( Nariñense) quienes aperturaron camino en mi Leticia, la de mágica confluencia Bracope, heredando de ellos la motivación por la literatura y la historia local, componentes en mi labor posterior como coordinadora de asuntos culturales del Banco de la República, comandando desde allí, un accionar continuado de acervo histórico que, junto a la administración municipal de 1.989 con el Alcalde Ramiro Alférez y la Junta Regional de Cultura direccionada por Alejandro Cueva R, fundamentó en breve tiempo, la primera celebración “in situ “ del Aniversario de la Fundación de Leticia, ciudad capital sobre la franja colombiana del río Amazonas que como bien lo dijera el ecologista y ambientalista Andrés Hurtado García:” En Leticia ,comienza Colombia donde nuestro país se sostiene de pie, gracias al Amazonas.

Compartelo en:
Anuncios
Anuncios

Anuncios